11 de junio: ¿por qué todo es lo que no tenía que ser?

Hoy 11 de junio se han constituido los ayuntamientos y al respecto de lo que hoy ha sucedido tengo dos reflexiones que hacer.

La primera dice que algo no funciona en esta democracia (con minúsculas) que nos hemos dado y por la que actualmente nos regimos. No funciona el sistema de votos (como ya se vio en las elecciones) y no funciona el sistema de que gobierne la lista mas votada. Si no respetamos los dos principios básicos del sistema que son la igualdad de todos los votos y el gobierno de la mayoría, entonces que es lo que nos queda de él.

Ahora gobierna el que mas apoyos logra, pero curiosamente los apoyos se negocian a posteriori de las elecciones y se negocian a espaldas de los electores. Es decir que cuando uno vota a un partido, suponemos que le vota por su programa, por lo que ha dicho que quiere hacer, pero no votas la posibilidad de que pacte con otro. Deberían incluir en sus programas políticos las posibilidades de pactos que contemplan después de las elecciones para que así los electores pudiéramos valorar si queremos que nuestro voto es posible que vaya a otro partido o que tenga esa lista el apoyo de algún partido que no queramos. Es muy cómodo para los políticos decir cuando se les pregunta en campaña por los posibles pactos contestar con lo de pactaremos programas. ¿Si el programa tuyo es distinto del otro como os vais a juntar? y ¿si el mismo como os presentáis por separado?.

En fin, todo esto viene porque hoy en muchos municipios la lista mas votada no ha alcanzado el gobierno de las corporaciones. Y lo digo sobre todo por lo que ha pasado en Torrelaguna. Un pacto de intereses personales por encima del bien del pueblo de cuatro fuerzas políticas de diverso y variado espectro ideológico (hay una que dudo incluso que tenga ideología propia mas allá del interés de la persona) sobre la mayoría simple del otro partido. En fin mas de lo mismo, intereses personales, económicos, o profesionales por encima de la unión de todos en beneficio del pueblo.

La segunda reflexión es acerca de la actividad del movimiento 15M y de DRY. Hoy se habían convocado concentraciones en todos los ayuntamientos que constituían sus corporaciones. Deseamos y suponemos que el movimiento ciudadano es un movimiento pacifico que pretende cambiar las cosas, que debe remover conciencias, que debe crear el caldo de cultivo para un cambio de mentalidad del ciudadano. Sin embargo no en todos los sitios ha sido así. Asi como en Torrelaguna los “indignados” se han concentrado en la plaza del pueblo (eran muy poquitos) con su mesa y sus panfletos y actuando solamente mediante el reparto de octavillas invitando a la gente a unirse a las asambleas en otros sitios ha existido violencia.

No voy a justificar aquí la actitud violenta que presenta la policía en la mayoría de los casos. Pero lo que desde luego no voy a justificar es la actitud desafiante que el movimiento esta tomando sobre todo en los lugares donde el efecto publicitario puede ser grande. Es un movimiento pacifico, de resistencia ciudadana, pero eso desde luego no tiene que significar violar las leyes, insultar o atacar a los políticos o a las fuerzas del orden público. Una simple concentración es suficiente para hacer saber a la clase política que estamos ahí vigilandolos, recordándolos que dependen de nosotros para seguir en sus cargos. En ningún momento se tiene que plantear la posibilidad de cambiar las cosas mediante la presión y la coacción, estamos para cambiar conciencias no para cambiar situaciones. Debemos educar a la ciudadanía en el respeto a los valores fundamentales, enseñar a pensar y a decidir por si mismos, a no ser borregos que sigan a un pastor y que tomen sus decisiones de forma reflexiva. No podemos, ni debemos cambiar la clase política; debemos cambiar la forma de actuar de la población ante la clase política para que esta evolucione hacía lo que la sociedad la demande.

La historia nos demuestra que violentar una sociedad para cambiar de forma radical y violenta una sociedad no ha desembocado en nada bueno y/o perdurable. Sólo el cambio en la conciencia de la gente es capaz de crear cambios a largo plazo, firmes en convicciones y estables en los fines y los medios.

Anuncios