Buscando la felicidad perdida.

Cuanto más leo, cuanto más sé, cuanto más estudio, cuando todas las realidades las aprendo y las comprendo, cuando más listo me creo menos sé de mi vida y de mi.

El vacío interior que me consume lo trato de llenar con conocimientos, con saber, buscando en mil y un sitios en mil y un conocimientos lo que llene mi interior. Soy un deposito de infinito tamaño que no encuentra lo que realmente pudiera llenarle.

Sigue leyendo

Anuncios

Difícilmente

Difícilmente voy a conseguir a alguien si huyo de la posibilidad de contacto humano. Tremenda contradicción querer encontrar a alguien queriendo no estar con nadie.

Sigue leyendo

Cuento de Septiembre

El mes de agosto llegaba a su fin y los calores veraniegos empezaban a aflojar. Por fin llegaba el mes de septiembre. Hacia ya dos años,o quizá fuesen tres, que las fiestas fueron alteradas por acontecimientos extraordinarios, no porque fuesen nada del otro mundo si no por lo no común del hecho.

Un fallecimiento truncaba la posibilidad de diversión del fin de semana y la convertía en velatorio y entierro. Perder a un ser querido siempre es duro, pero esta vez trajo consigo la recuperación de otro ser querido. Fue el inicio de una recuperación.

Sigue leyendo

Ceguera selectiva

Cuando las cosas no son lo que son sino lo que queremos que sean, cuando toda la realidad se filtra por un tamiz ideológico que impide ver el fondo real de cada noticia, entonces es cuando te das cuenta de que vivimos en España. Desconozco como de profunda será la ceguera ideológica de otros países pero en España somos maestros en el arte de la ideologizar cualquier cosa quitándole cualquier viso de objetividad a las cosas.

La izquierda, la derecha, el feminismo, el machismo, la religión,el ateísmo, la xenofobia o ser ciudadano del mundo. Cualquier ideología que tengamos hace que seamos defensores acérrimos de posturas y a la vez perseguidores acérrimos también de posturas contrarias sin valorar siquiera la noticia o la realidad.

Sigue leyendo

Triste figura

Ayer salí a tomar algo por la noche y la verdad es que habría preferido quedarme en casa. He perdido toda mi naturalidad y ya no tengo ningún interés en mantener una conversación, por interesante que pueda parecer.

Hay días en que mi lado social desaparece y aparece mi yo insocial, autista, alejado de la realidad y sobre todo de la gente. Hay días que lo único que desearia sería desaparecer y no tener que tratar con nadie.

Sigue leyendo

Y si ya nada importase.

Cada día es algo nuevo y supuestamente especial. Pero la rutina y el día a día hacen, o pueden hacer que todo sea distinto. Lo que parecía importante deja de serlo y lo que no lo era empieza a parecerlo. Pues eso es lo que le pasa mi vida. Qué ya nada parece que es lo mismo. Desgraciadamente el futuro no es halagüeño, y la incertidumbre invade mis perspectivas. No avanzo porque no sé hacia donde debo hacerlo. Todas las salidas son malas y no veo buenas opciones en ninguna de los caminos que he planteado a lo largo de mi vida.

Sigue leyendo