Impotencia.

La injusticia me persigue al lado de mi vida. No es por mi, que para mi la vida no es ni justa ni injusta simplemente es un castigo que debo de cumplir y que me gustaría que fuese lo más breve posible puesto que no tengo nada ni que hacer, ni que sentir, ni que pensar. Pero además de no ser nada, ni esperar nada tengo una alergia adquirida frente a la injusticia de la vida con respecto a los que me rodean. Y eso me produce una impotencia que me hace sentir un vacío aún más grande del que ya siento normalmente.

Sigue leyendo