Reformandome para seguir igual.


El tiempo pasa, la vida sigue sigue su camino y yo continuo con mi existencia. Mi vida ha cambiado mucho en los años de los que tengo recuerdos, ha habido cambios que no sé si han sido obligados o han sido fruto de decisiones personales.

La realidad es que mi vida cambia y se adapta para poder intentar disfrutar de esa paz y esa tranquilidad que tanto deseo y tan pocas veces puedo disfrutar.

Puede que se evolucionar o quizá sea madurar, pero desde luego es cambiar. Tampoco es nada revolucionario, es cambiar mis rutinas, hacer cosas distintas. Pero ahora que lo pienso lo único que cambia es lo que hago porque el objetivo único de todas mis acciones es el estar ocupado. Antes era leyendo, estudiando o haciendo manualidades ahora con los años todo se ha cvertido en trabajo y ocio descanso.

No es tanto el cambio en mi forma de ser como el cambio en la forma de actuar. Su que siempre hay principios inamovibles que el sirven de referencia para todos mis actos.

Cada vez más inicial, más bruscos y despegado en el trato, más lejano del interés contacto. No aguanto prácticamente nada, desespero en cuanto tengo algo de relación con alguien. Ni siquiera a mis amigos más cercanos como Antonio o Juan los aguanto. Siempre dispuesto al reproche, todo el mundo me parece insustancial, inconsecuente y aprensivo en sus problemas. Mi indiferencia ha hecho que me distancie de los demás y de sus problemas, pues todos ellos me parecen de fácil solución. La clarividencia con que veo la realidad, el futuro, las consecuencias de los actos, hacen que la vida me resulte más insoportable aún.

Abandono a la gente por mi incapacidad para transmitir. Abandonó porque me frustra la forma de vivir de lla demás: esa forma de cómplicarse la vida por no parar pensar, por no actuar de acuerdo a la puñetera realidad.

Veo las cosas de lejos porque mi vida es ver la vida, estudiar la vida, causas y consecuencias, comportamientos, actitudes. Llevo una vida estudiando los demás, intuyo, observó, analizó y concluyo. Y concluyó que todo es más fácil de lo que lo hacemos, que nos empeñamos en complicarnos las vida por no querer hacerla más fácil.

He visto hundirse a varias personas ya. Tres mujeres especialmente, tres mujeres que aprovecharon lo que les ofrecí mientras les interesó, pero que en seguida decidieron que ya podían volar y que mis palabras les lastraban en su vuelo. Ninguna quiso escuchar la voz prudente que les avisaba del futuro, todas me insultaron y ofendieron,y las tres acabaron pagando las consecuencias de sus decisiones. Siempre se me acusa de soberbio. Y lo soy, cada vez más, y lo seguiré si e do mientras la realidad me de la razón a mi frente a las que me critican.

Ahora trabajo, en mi trabajo y fuera de el. Trabajo por construirse un futuro en el que no quiero vivir, en el que no se vivir. Pero el trabajo, esa construcción del futuro me permite mantenerme ocupado y además posibilita que mi futuro este tranquilo y ordenado durante unos cuantos años. Trabajo para conseguir tranquilidad, que otros vivan, yo sólo quiero seguir sobreviviendo a la vida.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s