Cuando ya no queda nada


Si el fin fuese el principio sería algo muy trágico. Significaría que todo vuelve a comenzar, seria la repetición de la misma historia una y otra vez. Yo personalmente prefiero que el fin sea el fin, que acabe, que ya no quede nada.

La vida es demasiado larga como para repetir muchas veces el mismo error. Y aunque quizas el error sea la soledad y el vacío, es mas tranquilo para el alma. Sólo es un peso a cargar, el vacío interior pesa más cuanto mas vacío te sientes. Pero esa tranquilidad, esa calma, esa serenidad, no es comparable a nada.

Ciertamente es un estado. Y es algo que difícilmente se alcanza con rapidez. Unos ejercicios constantes de autocontrol y mentalizacion son necesarios para poco a poco ir aceptando las cosas. Alcanzar la paz interior es algo dificilmente alcanzable. Requiere mucha reflexión, mucho aceptar, mucho perdonar, mucho olvidar. Requiere poco desear, poco anhelar, poco esperar, poco vivir.

Y cuando ya no significas nada, cuando ya puedo hablar sin sentir, cuando ya sólo quiero olvidar, todavía no puedo dejar ir el recuerdo. Cuando ya no quede nada, ni siquiera me acordaré. Entonces seré libre para poder ser inmensamente feliz en mi no vida de vacio y paz interior.

Suerte en el camino, sigue el camino de baldosas o persigue al conejo hasta su madriguera,en cualquier caso el mundo y la vida no seran reales.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s