La vida que se nos va.

Ahora mismo siento una sensación que me divide. Acabo de enterarme de la muerte del dueño del bar en el que paso muchos ratos, el Patata. Conozco a sus hijos, a su mujer, a su hermano, su sobrina. Los conozco porque paso tiempo con ellos en el bar entre risas y complicidad de muchos ratos compartidos.

Y siento el alma dividida. No sé en qué partes estoy partido. Pero si sé en quién he pensado cuando me he enterado, si sé lo que pienso sobre el tiempo perdido, sobre las palabras no dichas, sobre lo corta que es la vida cuando de repente te quedas sin ella.

No son cosas, ni recuerdos lo que quiero tener, quisiera tener momentos, instantes vividos y por vivir. Nada de memoria, sólo presente.

Descansa en paz

Anuncios