Llorar de felicidad

Doy gracias a Dios. Acabo de llorar de felicidad. No recuerdo haberlo echo nunca antes, si recuerdo haberlo visto. Lo vi una vez en una mujer que luego olvido haberlo hecho.  Entonces fue la felicidad de sentirse en familia. Ahora me desprecia dice que por egoista y por acosador, pero entonces lloró, y después de muchas lagrimas esas no eran de pena sino de felicidad.

Sigue leyendo

Anuncios

Esta noche ya no duermo.

Quién me mandará a mi irme al bar a ver el fútbol. Con lo bien que habría estado en casita descansando y durmiendo. Quizá así no habría visto esta noche la imagen demacrada y disimulada de un espectro de alguien que conoci en peores tiempos de los que ahora dice vivir.
Sigue leyendo

Sin sentido ninguno

Hay días en que sin motivo y sin sentido alguno mi animo se va desinflando como un globo de los que venden en las fiestas.

Y es que el paso de las horas y el roce con la gente hacen que mis pocos ánimos matutinos se vayan estimando según pasan las horas.

Curiosamente cuanta mas gente conocida trato mas me voy hundiendo, y si ademas son de esos que te dicen que te aprecian entonces el proceso se acelera.

Sigue leyendo

Viernes de las fiestas.

Cuanto pueden cambiar las cosas de un día para otro, mas aun, cuanto pueden cambiar las cosas de un año para otro.
Mes de septiembre, viernes de las fiestas. Hoy a diferencia de hace un año he disfrutado del viernes de fiestas como hace mucho que no lo hacia. Hoy libre de cargas, libre de preocupaciones, libre de fúnebres compromisos he vuelto a disfrutar de una noche de fiestas.

Sigue leyendo