Fin


Si no estuviera tan cansado quizá hoy saliera huyendo, dejando atrás todo y a todos. Quizá si no estuviera tan cansado tendría ánimos para discutir y luchar por lo que es mio. Quizá si no estuviera tan defraudado intentaría cambiar las cosas. Quizá si todavía me importara algo en la vida pondría un poco de interés en mi y en lo que hago.

Pero no son quizás, son realidades. Estoy cansado de mi y de los que me rodean. Aburrido de un trabajo en el que no hay futuro y en el que ni siquiera cobro. Harto de ser paño de lagrimas del que nadie se acuerda y al que cuando esta mal solo le preguntan que le pasa. Desencantado de la vida y de la gente. Definitivamente harto de vivir.

Y es curioso que este harto de vivir, cuando todos dicen que no he vivido nada. Y puede que sea cierto. Demasiado tiempo pendiente de lo demás y poco tiempo dedicado a mi mismo. Echo de menos la soledad, esa soledad intensa de encontrarse a solas con uno mismo, de poder llorar sin que tengas que dar explicaciones, de que te puedas perder durante horas sin un horario al que atenerse, de caminar sin saber a donde voy, de perderme de ese camino que yo no quiero recorrer.

Necesito buscarme y sobre todo necesito encontrarme para así poder curar las heridas por las que me estoy desangrando. Se me va la vida por las grietas que un anodino y cruel día a día me esta abriendo. Debería de olvidar a los demás, sus problemas y sus necesidades y centrarme en mi.

Debería saber que es lo que quiero, ponerme a buscarlo…; pero lo he intentado tantas veces sin encontrar nunca lo que busco. Tan difícil sera encontrar la paz. Quiero morir, sólo porque dicen que allí hay paz. Qué hago yo aquí, porque me levanto día tras día para arrastrarme por la tierra mientras otros disfrutan de la vida. Les regalo todos mis días, los buenos y los malos, no quiero ninguno de ellos. No me compensa levantarme cada día esperando que algo salga bien, no me compensaría un vida de felicidad con un minuto de sufrimiento. No espero nada de esta vida y eso es como estar muerto, pero sigo aquí y no lo estoy. No hay nada ni nadie con lo que rellenar el vacío que estos años han dejado dentro de mi. Dónde esta esa mirada llena de brillo que veo en mis fotografías de niño, dónde fue esa inocencia que se supone que tenía, dónde esta ese futuro que la vida me prometía.

Muchas preguntas para alguien que ya no quiere encontrar respuestas, ya no tengo curiosidad, ni ganas de aprender. Sólo me quedan ganas de una cosa: que esto pase y todo se acabe para mi. Por fin la paz. Por fin no seré nadie ni nada como siempre he buscado. Pasar desapercibido para que la vida no me vea y se olvide de mi… triste y cansado he de seguir hasta que la vida me dé aquello que quiero: el fin.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s