Robando el pasado.


No sé si os pasara a vosotros, pero a mi me estan robando el pasado a trocitos. Puede sonar extraño en incluso algo pedante, pero es una sensación que de vez en cuando me invade.

Quiza sea el fruto de vivir en un pueblo, en un pueblo que vive despacio y sin prisas, en el que las cosas duran casi eternamente y en el que cualquier novedad es casi una sorpresa.

Ayer, mientras volvia caminando a casa después de trabajar, pasé por delante de un taller-garaje que llevaba en ruinas casi desde que yo iba al parbulario que estaba a su lado. Conocí el taller abierto, aunque casi no tengo recuerdos nitidos de ello. Pero sobre todo he conocido el taller cerrado, he visto como se ha hundido, he pasado miles de veces por delante de su fachada de piedra pintada a franjas rojas y blancas, he vivido madrugadas en sus alrededores mientras comia churros después de una noche de fiesta. Ha estado alli durante muchos de los años de mi vida y ayer al pasar veo como una maquina esta derribando el edificio…

…y de golpe me vinieron a la memoria recuerdos de lo que ha significado a lo largo  de mi vida y sobre todo de mi infancia (que no se por qué es la que mas me viene a la cabeza cuando veo estas cosas).

En estos últimos años en que la fiebre del ladrillo estaba en pleno apogeo he visto como muchos edificios viejos y ruinosos que han estado desde mi infancia en pie sin que nadie se preocupara de ellos han desaparecido para convertirse en casa nuevas y sin pasado. He visto como aquello que me ha rodeado durante mi vida iba desapareciendo para convertirse en algo nuevo y casi ajeno a mi. Ha ido desapareciendo parte del paisaje de mi pasado.

Y es que estas cosas me hacen pensar que el tiempo pasa, y que los años van cayendo, que te haces mayor. No por la forma de ver la vida y por el espiritu, sino por las cosas materiales, que parece que no envejecen y de repente un dia ya no estan.  Seran cosas de la edad que uno ya empieza a ver mas el pasado que el futuro, o quizas sea que añoro aquellos tiempos en que todavia la inocencia me hacía creer en las cosas y en la gente, en que había ilusión y brillo en mis ojos. Desgraciadamente los años trajeron otras cosas muy distintas a aquellas que siendo niño sentia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s