Año nuevo.


Como siempre en estas fechas cercanas al final del año, uno hace recuento de lo que ha sido el año que acaba y piensa en lo que espera del siguiente.

Como cada año hago balance de lo que ha sido este año 2011, y siguiendo mi pesimista visión de la vida he de decir que ha sido igual que todos los anteriores. Ni bueno ni malo, simplemente anodino. Quizá ya todo me resulte anodino, pues la falta de ilusión lleva a ese estado. Al final un año es simplemente el trascurrir de los días uno tras otro hasta llegar a un final. Y eso ha sido este año para mi, trescientos sesenta  días, uno detrás de otro hasta llegar a este día de hoy.

No voy a decir que no haya habido cosas buenas, por supuesto que si. Momentos que quedaran en el recuerdo, días, hechos, palabras, que harán que guarde de ellos buenos recuerdos y al rememorarlos seguramente traigan una sonrisa a mi cara.
Tampoco voy a decir que haya tenido malos momentos, puesto que creo que sería injusto con lo que están pasando o han pasado otras personas; y ademas seguramente estaría mintiendo.

Pero pese a que el balance del año es mas o menos positivo, no ha traído este año nada que me devolviera esa alegría por vivir que perdí demasiado pronto, siendo demasiado joven. He iniciado cosas que van relativamente bien, he aprendido a vivir sin prisas y sin esperar prácticamente nada. Sigo aprendiendo a conformarme y a disfrutar de lo poco o mucho que me da la vida. Pero no he aprendido a renunciar a cambiar las cosas, a luchar por algo mejor para mi, los míos y los que me rodean (ya sea cerca o lejos), no he aprendido a olvidar lo ruin de la naturaleza humana, no he perdido mi desconfianza en el ser humano pues cada día  hay cientos de actos que  corroboran mis opiniones.

Como cada final de año me planteo lo que deseo y espero del próximo año y de mi mismo. Empezaremos por lo que pido para mi. Quiero llegar a un estado de paz tal , que nada me afecte y nada me preocupe, en el que simplemente haga lo que quiera hacer y reciba lo que quiera venir sin importarme lo que no haya hecho ni lo bueno o malo que venga.

Al próximo año le pido dos cosas: que mejore un poco la cosa, que cada vez haya mas gente que pueda tener una vida digna, que cada uno pueda vivir de su trabajo y de lo suyo. No necesitamos riquezas, simplemente necesitamos dignidad. Dignidad en el trabajo, en la vivienda, en el respeto a las creencias, en las formas políticas, etc.

Para mi, le pido al año que sea normal. Ni bueno, ni malo. Simplemente que pase…y que si es verdad que en el 2012 sera el fin del mundo, por favor no esperes al 31 de diciembre, cuanto antes pues mejor.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s