Tocando fondo


El oscuro liquido se movía acompasadamente. La mano movía de forma despreocupada la copa mientras miraba a la lejanía a través de la ventana. Volvió la mirada hacia la copa y lentamente bebió un trago del áspero vino. Miró la copa mientras la inclinaba, el vino se desplazo dejando ver el fondo de la copa.

Apuró el liquido que quedaba. La copa quedo vacía, con esa gota que siempre se resiste a abandonar el cristal. Se levanto del sillón para acercarse a la mesita donde tenía la botella. Dudó entre servirse un poco mas o dejar la copa vacía.

La verdad es que el vino era un placer para el paladar y los sentidos. Le había hecho olvidar el ajetreo del día mientras disfrutaba de su sabor sentado en su sillón. Le adormecía la conciencia hasta hacerle olvidar que estaba allí, que tenía asuntos por resolver.  Pero su efecto pasajero le devolvía a la realidad.

¿Merecia la pena volver a llenar la copa? o sería preferible quedarse contemplando el fondo de la copa que le mostraba su vida tal cual era, solo cubierto por una pequeña capa de vino que hace que la realidad fuera un poco mas soportable.

Había tocado fondo, ya no había nada mas en su vida con lo que llenar la copa, ya no merecía la pena llenarla con vinos de calidad que ocultaran el amargo sabor de la misma durante el tiempo que duraran en el cristal. Era mejor dejar su vida vacía, olvidarse de todo y continuar sin nada, vacío, hacía un futuro que no sabia que le iba a traer pero del cual no esperaba nada con lo que poder rellenar su copa.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s