Memoria


Te echo de menos, te echo de menos y nunca te he tenido. Cómo es posible sentir añoranza de lo que no has perdido.

Te conozco, te he visto, hemos hablado, hemos compartido tiempo y espacio, ideas y palabras, gestos y sentimientos.

Te perdí sin haberte tenido. Te conocí sin haberte visto. Te encontré sin haberte buscado. Te quise sin poder demostrartelo. Te quise olvidar sin haberte echado de mi memoria.

Esta tarde se me ha nublado la vista, un momento, un instante. Tu recuerdo vino a mi y sentí un vacío inmenso. Aunque siga adelante, aunque caiga y me levante, aunque intente olvidar y ocupar ese hueco en la memoria, tu sigues presente. Quisiera olvidar, pero no quiero olvidarte. Cómo se puede olvidar sin olvidarte.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s