Reflexiones.


Puede que me haya equivocado todos estos años al pensar que la falta de esperanza es lo que me hace sentir mal. Quizás sea la falta de esa esperanza la que hace que mi corazón se calme y mi razón se tranquilice.

Cuando mas difíciles están las cosas, quizás es cuando mas esperanzas tenemos en cambiarlas, en que puedan ir a mejor. Puede que sea la consecuencia de ese anhelo de mejora que todos llevamos dentro.

Sin embargo cuando las cosas parecen no tener solución, entonces la ansiedad desaparece, la tranquilidad le inunda a uno  y la esperanza desaparece. O a lo mejor no desaparece sino que simplemente se convierte en una paz interior que nos lleva a aceptar las cosas. Siempre he pensado que esa paz interior era resignación ante la adversidad, pero puede que sea un estado de calma absoluta, de paz total en la que nada de lo que tengamos alrededor nos pueda afectar.

Dudo que ese estado este cerca de la perfección, pero puede que me equivoque y ese sea el estado ideal del hombre.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s