Transparente.


Un cristal limpio y transparente la separaba. Aunque estaba a este lado del cristal sentía profundamente el frío que hacía fuera. El cristal se empañó con su cercanía, y acercó la mano para limpiarle. El contacto de sus yemas con el frío la dio escalofríos. Se detuvo y pensó, por qué borrar aquella efímera pizarra. Allí podría escribir sus mas profundos secretos, su anhelos mas intensos. Allí podría desahogarse escribiendo todo aquello que se quedaba día a día dentro de sí misma.

¿Qué sería lo primero que dibujaría?, se preguntó quien miraba desde la acera de enfrente. Apostó a que sería un corazón. Quién no había tenido la tentación de dibujar un efímero corazón en un cristal. Un corazón herido por las flechas de amor. Y dos nombres.

Sus dedos se despegaron del cristal, cinco puntos quedaron marcados. Se quedó mirándolos. Nada parecían significar,  pero todo podían decir.

No pasaba nada en la ventana de enfrente. Qué vida mas aburrida tiene la gente,- pensó él ,mientras se daba media vuelta y se alejaba de su ventana. Se dirigió a su sillón. Nada tenía que hacer aquella tarde. Una rutina de inactividad vespertina le llenaba ahora las tardes. Se aburría mientras miraba en derredor suyo. No había nada que le atrajera. Puede que en las estantería apareciera algún libro que le distrajera, o puede que en la tele hubiera algo digno…

Su corazón empezó a latir con fuerza. Sus ojos se llenaron de lagrimas. Su mano tembló y acercando un dedo a cada punto hizo que una gota se deslizara de cada uno de ellos. Esos puntos lloraban. Esos puntos eran momentos de su vida. Momentos que la habían hecho llorar. Había alegría, y había dolor. Pero en todos ellos había lagrimas.

Lagrimas transparentes. Lagrimas que transparentaban su alma y que la mostraban todo aquello que mas había sentido, aquello que la había marcado, a aquellos que mas había querido y a aquellos que mas la habían dañado.
En cinco puntos estaba toda su vida. Aquella tarde sería de intensas sensaciones. Todo lo que quería hacer quedo al margen. Su vida la esperaba en esas gotas, su vida estaba tras esas gotas. Pasado y futuro en transparente materia, claro camino por  el cristal, metáfora de unos recuerdos que serían el punto de partida de su vida .

Anuncios

3 pensamientos en “Transparente.

  1. blatchan dice:

    Te acuerdas de los ” susurros de una mente desorientada”? Pues me pasa lo mismo que a ti… es precioso, pero como puede ser transparente algo escrito en metaforas? ; )

  2. Yo sí creo que pueda serlo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s