¿Por qué creer en las palabras?


No es una pregunta retórica la que encabeza esta entrada, es una pregunta llena de desencanto. Siempre he sido un fiel defensor de la palabra, de hecho ahora mismo hago uso de ella, pero estoy perdiendo la fe en ella.

Es sin duda uno de los mejores instrumentos que tenemos para comunicarnos, para transmitir conocimientos, para entendernos. La palabra por si sola es perfecta, clara, precisa, transparente para el que la entienda o la quiera entender. Simple y llena de matices que la hacen infinitamente atractiva. Un idioma como el nuestro, con la riqueza de palabras que tiene, con la de matices que podemos describir sin tener que estar recurriendo a interpretaciones…y sin embargo ahora que volvemos a tener un premio Nobel de literatura, ahora que es uno de los idiomas mas hablados del mundo, ahora le reducimos, le simplificamos, le reducimos a la nada eliminando los matices, dejando sólo unos cientos de palabras comodín que sirven para todo y que se interpretan como cada uno quiere.

En este tiempo del lenguaje políticamente correcto e idiomaticamente incorrecto se añade otro hecho que me hace dudar aun mas de las palabras.

Las palabras expresan lo que nosotros queremos decir, no necesariamente lo que realmente pensamos. Estan a nuestro servicio, al servicio de nuestros intereses, de nuestras mentiras y ardides. Y cada día creo menos en lo que se dice y en lo que se escribe. La manipulación del lenguaje para que diga lo que no dice es tal que al final uno no sabe si lo que se dice es lo que se quiere decir. Hay que salir a la calle con un diccionario, pero no el de la academia sino el que esta sociedad, estos dirigentes, estos manipuladores de masas han decidido crear. Hace mucho tiempo que las palabras que usamos no significan lo que dice el diccionario, hace tiempo (y cada vez mas) que en aras de no sé que ideologías, modas o tendencias se retuercen las palabras para que digan lo que realmente no dicen.

¿Cuándo se va a volver al significado de las palabras y  no a su significación? Supongo que cuando abandonemos esta teoría de que todo es relativo, de que las cosas pueden ser y no ser, cuando abandonemos los extremos para volver al centro, cuando regresemos a la realidad desde una falsedad, en resumidas cuentas cuando las cosas se digan tal y como deben decirse…

Anuncios

Un pensamiento en “¿Por qué creer en las palabras?

  1. Gavarnie dice:

    Cuando estudiaba comunicación en el instituto y curiosamente siempre era el primer tema, decía mi profesora que tan importante es el que se dice como se dice.
    El simplificar el lenguaje es un grave error, no se quién lo dijo lo siento :(, pues el hombre es más culto y más educado en cuanto domine su lengua.
    Afortunadamente tenemos un idioma materno rico en matices y es una pena que se pierdan por una academia que no vela por él y por el uso que se da en los medios de comunicación y en general en el día a día.
    Yo soy de las que digo que cuidado con la estraliza al perchar la puerta, que no se ataja si no se atrocha y así un fin de vocablos que dicen lo mismo sin necesidad que recurrir a la misma palabra y con pequeños matices distintos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s