La idea de Dios


He ido a ver la pelicula "Copying Beethoven" y lo primero que he de decir es que me pareció una gran pelicula. Pero lo importante de esta pelicula es que hizo que en los comentarios posteriores apareciera Dios, mas concretamente la relacion de Dios con Beethoven, o como entendia el genio a Dios. Y ahi empezamos a discrepar. Unos que Dios existe y que la idea que tenemos de él es inmutable, eterna, verdadera, etc; y yo que ahora vereis lo que pienso… 

 
Que Dios existe es algo que no voy a dudar. No porque pueda demostrar su existencia, que no puedo, sino simplemente porque necesito creer que existe un Dios. Este es, sin duda, un principio muy poco racional para partir de ahi en la elaboracion de una aproximacion racional hacia la idea de Dios.
 
Sin embargo si me voy a permitir el hecho de dudar sobre la idea de Dios. Lo primero es diferenciar a DIOS de la IDEA de Dios. Porque aunque parezcan lo mismo no lo son. He partido de que existe un Dios, algo superior a nosotros, que nos ha puesto en la tierra, que nos ha creado a nosotros y a todo lo que nos rodea y que como ser superior a nosotros supongo que tambien regira nuestras vidas (no se en que medida, es decir cuanto de metijoso será a la hora de decir lo que podemos o no podemos hacer, no se cuanto libre albedrio tendremos). Es te Dios existe o eso suponemos porque desgraciadamente para el hombre nunca ha encontrado nada que le lleve hasta el conocimeinto directo de Dios, no le ha tenido delante de el para poder verle y a partir de ahi poder describirle.
Y ahi esta el problema, suponemos que Dios existe pero no lo vemos, con lo cual no hay una realidad objetiva que describir o  nombrar, lo unico que tenemos es una IDEA de Dios.
Nuestra cabecita pensante en un momento dado deja de pensar en como sobrevivir y se dedica a pensar en cosas menos utiles para la vida diaria, pero tan importantes como la subsistencia para el ser humano. Mira a su alrededor y empieza a hacerse preguntas, preguntas profundas, empieza a filosofar. Se da cuenta de lo que hay en el mundo, se ve a el mismo y empieza a hacerse las mismas preguntas que nos hacemos ahora: de dónde venimos, quiénes somos, hacia dónde vamos. Vamos las comeduras de cabeza normales desde que el hombre es hombre y no un mono corriendo por el campo. Y entonces empezamos a buscar explicaciones. ¿De dónde venimos? y como no encontramos una explicación razonable, en el sentido de que haya un origen primigenio real(ya se sabe la duda de que fue antes si el huevo o la gallina), como no encontramos el origen del primer hombre sobre la tierra pues nos inventamos la solución: pues algo o alguien nos tuvo que poner aqui.
Y aqui empieza la historia que yo quiero contar, porque aqui esta el origen de la idea de Dios. En ningún momento Dios se nos ha puesto delante para que lo veamos, sino que hemos sido nosotros los que sin ver la realidad hemos creado a Dios, o por lo menos la idea que tenemos nosotros de Dios. Al crear la idea de Dios la hemos tenido que dotar de unas caracteristicas. Me explico, cuando el ser humano descubre algo (normalmente por casualidad) lo primero que hacemos es describir lo que hemos descubierto. Le asignamos unas caracteristicas que hemos observado en el objeto recien descubierto. Pero el problema es que con Dios no le tenemos delante para poder ver sus caracteristicas y se las tenemos que asignar nosotros para poder explicarle.
 
El problema de esta idea de Dios es que al no tener a Dios realmente delante de nosotros, nos tenemos que inventar sus caracteristicas. Estamos asignando cualidades a algo que desconocemos, nos las estamos inventando. Es como si un biologo dijera: hay un animal que tiene 36 patas, cuernos, una oreja mas grande que otra y que vuela. Nosotros le diriamos: vale, pero ¿tu le has visto para poder describirle?; y el nos dijera no le he visto nunca pero se que existe. Seguramente no le creeriamos, por lo menos hasta que vieramos el animal (en caso de que existiera). Sin embargo con la idea, con la descripcion de Dios si lo aceptamos.
Y como las caracteristicas nos las inventamos pues pueden cambiar. El biologo se puede levantar un dia y decir: pues ahora ademas le pongo un rabo de espinas; y se quedaria tan ancho. Pues asi tambien nosotros a lo largo de la historia le hemos ido cambiando las caracteristicas a Dios, le hemos cambiado de nombre (de hecho ahora tenemos unos cuantos nombres para designarle) y le hemos cambiado sus caracteristicas.
 
A partir de aqui ire intentando mostrar las diferentes Ideas de Dios que ha tenido el hombre a lo largo de la historia, como ha ido cambiando dependiendo del momento historico, de las necesidades que el hombre ha tenido a lo largo de la historia o simplemente de las necesidades del poder. Pero esto sera en entradas sucesivas…
 
 
 
Anuncios

Un pensamiento en “La idea de Dios

  1. blanca dice:

    Humanizamos a Dios. Desde el principio de los tiempos, desde las mas ancestrales mitologias. Lo hacemos más fuerte, más poderoso, prodigioso e inalcanzable, pero humanizado. Humanizado en cuanto que lo creamos a nuestra imagen o, como minimo, le damos forma a través de lo que el conomiento humano puede "crear". No podemos Ver a Dios, porque todas las formas, nombres, definiciones yexpresiones que le otorguemos seran inherentemente humanas, y por tanto, incorrectas. El ser humano no puede ver ni entender a Dios, mientras le mire con ojos de humano.
    Somos nosotros, nos dicen, los que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, y no a la inversa. Algo divino, algo magico debemos tener nosotros, (que no alcanzamos a ver) si nos hicieron de una pizca de su grandeza. Para mi, Dios está en nuestro interior. Pero tampoco tiene nada que ver con ser bueno, ni seguir una conducta moral y socialmente correcta. Dios está en nuestro interior porque estamos hechos de sus propias particulas. Asi, si Dios fuera algo incorpóreo, nosotros debemos serlo también en algun grado. Si Dios es todopoderoso, tambien nosotros debemos tener un cierto grado de poder (al menos sobre nosotros mismos) y si Dios, lo sabe todo… también nosotros debemos albergar en algun recondito lugar de nuestro ser un pedazo de la sabiduría universal.
    Pero no vemos a Dios, no le entendemos y le hemos girado la cara al regalo más grande que nos ha sido otorgado: su esencia en nosotros. Lo buscamos fuera, lo hacemos fuerte, o poderoso, o cruel o magnanimo, o piadoso…. en función de todo aquello que nosotros deseamos ser o que sean con nosotros. Todo es un puro interes. Siempre ha sido asi.
    Yo que soy muy dada a creer que el cuerpo fisico y la realidad son como un sueño (un sueño en el que estamos semiconscientes y en el que podemos manejar ciertas cosas, pero siempre limitados por las fronteras de nuestra propia conciencia), y que la verdadera realidad de la conciencia humana esta en los sueños de verdad, en la ahora "inconsciencia" de los sueños. En el ahora infructuoso mundo etereo de los sueños en el que el espacio y el tiempo no tienen cabida, donde todo es posible si tu consciencia lo desea, con el que por desgracia, hemos perdido u olvidado como movernos… Ahi si es mas facil encontrar a Dios. Sin la idea preconcevida de la mente, en ese lugar donde los sentimientos, las emociones y las percepciones sin condicionar se unen, ahi podriamos descubrir a Dios. Pero lamentablemente, confundimos la direccion. En algun momento de la evolucion humana decidimos mirar hacia fuera, hacia el pequeño reducto que facilmente podiamos explorar y controlar, dominar y manejar… y donde podiamos ser igualmente correspondidos con tan desastrosa lista de actividades.
    Asi pues, en vez de buscar nuestra propia luz en nuestro interior, en la fuente que nos da la vida, en la conciencia que nos guia… decidimos darle una patada a Dios en el trasero, y empezamos a buscarlo donde nunca podremos encontrarlo: en un mundo ilusorio creado por la mente. Si Dios es La CREACION, no podemos crearlo nosotros. Dios debe existir por encima de nosotros, de nuestra existencia o inexistencia, luego no podemos encontrarlo en nada que se materialice a traves de nuestra mente o nuestros actos. Sin embargo, podemos sentir a Dios en nosotros mismos, porque somos parte de El. Qué parte… eso debe descubrirlo cada cual. Descubrir que pizca de Dios brilla en el interior de cada uno es el trabajo mas digno y maravilloso al que se puede dedicar un ser humano, pero…. qué dificil tarea es estar en dos sitios al mismo tiempo! Vida social, vida interior. Adaptación social, descubrimiento interior. Que camino elegimos? Podemos seguir en uno mientras indagamos en el otro? Yo particularmente, no lo se… Desearia en contrar el modo de hacerlo conjuntamente pero de momento, solo puedo arreglarmelas con pequeños momentos de interioridad que por lo general siempre tienen lugar en momentos de aislamiento social. Ojala pudiera llevarme siempre conmigo!
    Creo que, para mi eso seria encontrar a Dios.
     
    Blat

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s